Conjuntos de items

Búsqueda avanzada
  • Memorias de esperanza

    La iniciativa de “Los esperanzados” se enmarca en la dimensión expresiva de Investigaciones, buscando direccionar el ejercicio hacia la reconstrucción de lo sucedido en diferentes voces. Las personas que conforman la iniciativa manifiestan interés en desarrollar ejercicios que procuren la materialización de un documento, tipo libro o revista (y en lo posible con un complemento audiovisual), con el cual se cuente la historia del movimiento político y todas las características e historias de vida que allí confluyen.
  • En la Chinita cantamos por la memoria y la paz

    El Colectivo La Chinita es un proceso comunitario conformado por 30 familiares y amigos de las 35 víctimas y 17 heridos de la masacre de La Chinita. Esta masacre fue cometida el 23 de enero de 1994 durante una fiesta realizada por una familia que habitaba el barrio Obrero en el municipio de Apartadó, con el fin de recoger fondos para los útiles escolares de los niños, niñas y adolescentes que comenzarían sus estudios académicos ese año. La autoría de la masacre fue atribuida a diferentes grupos armados, pero solo años más tarde se determinó que algunos integrantes del V Frente de las FARC habían entrado al barrio para atacar a simpatizantes del movimiento político no armado Esperanza, Paz y Libertad y obtener el control territorial de los espacios abandonados por la desmovilizada guerrilla denominada Ejército Popular de Liberación - EPL. En medio de esta disputa los habitantes del barrio Obrero fueron los que más sufrieron las agresiones de esta guerra entre diferentes actores armados como consecuencia de la estigmatización de la que fueron objeto, al ser señalados como simpatizantes de la disidencia del EPL o, por otro lado, del movimiento político no armado Esperanza, Paz y Libertad, fundado tras la desmovilización de esa guerrilla. El principal obstáculo que ha enfrentado la comunidad de La Chinita ha sido la espera durante 26 años de un informe que esclarezca lo sucedido y lograr una reparación integral frente a su proceso de resiliencia como sobrevivientes. Por ejemplo, en el tema de justicia, en 1995 el Tribunal Nacional dictó una sentencia de primera instancia condenando a más de 20 implicados en la masacre, pero en 2005 la Corte Suprema de Justicia anuló la sentencia por medio de casación, argumentando que a los implicados se les violó el derecho a la defensa. Tras los Acuerdos de la Habana, y para satisfacer los derechos a la verdad y a la justicia de las víctimas, el proceso pasó a manos de la JEP. Otra dificultad es el desplazamiento que generó el hecho victimizante. Muchas familias ya no viven en el barrio y residen en otros municipios de Antioquia y Córdoba. Este factor de desarraigo territorial ha impedido la vinculación social con su territorio. Otras familias siguen habitando La Chinita a pesar de la estigmatización y esperan a que sus voces sean tenidas en cuenta en la construcción de paz en Colombia. Solo en el año 2016, durante la firma del Acuerdo de Paz, las FARC hicieron presencia en el Barrio Obrero-La Chinita para pedir perdón por este hecho victimizante a los familiares y sobrevivientes de la masacre. Esto generó que el Colectivo La Chinita tuviera como principal propósito difundir las memorias que tienen sobre su proceso comunitario, sus familias, la construcción de paz territorial y el diálogo intergeneracional con los niños, niñas y adolescentes de sus comunidades. En este contexto, la Iniciativa de Memoria Histórica del Colectivo La Chinita inició en el segundo semestre de 2019. En los tres talleres de memoria histórica y lenguajes creativos, los integrantes del colectivo decidieron componer una canción titulada “En La Chinita cantamos por la memoria y la paz”. La letra de la canción surgió de los diferentes ejercicios desarrollados en los talleres sobre memorias colectivas. Todos hicieron parte del proceso de construcción colectiva, seleccionando palabras clave, frases y metáforas que daban cuenta de su historia como comunidad. También escogieron al unísono el ritmo: bullerengue sentao. Este ritmo típico del Caribe colombiano representa sus raíces campesinas y afrodescendientes y narra con sus tambores la historia de la esclavitud y de la libertad de sus habitantes y de este territorio. Además de la canción, el Colectivo La Chinita quiso presentar un videoclip para evidenciar que, a pesar de la guerra y la tristeza, la fiesta de la paz debe continuar. En este, los integrantes del colectivo resaltan la importancia de la familia, del compartir, de la amistad y de su territorio. El videoclip fue grabado en las casas de algunas integrantes del colectivo y en la Calle de La Esperanza, lugar en el cual sucedió la masacre, pero que hoy es habitado nuevamente por la alegría, la reconciliación y la paz. Finalmente, se incluyen algunos relatos cortos de las familias, construidos en los talleres sobre la concepción que tienen acerca de su territorio, la familia (comunidad), la memoria histórica y la paz. En este proceso, el diálogo intergeneracional y el papel de la mujer como sobreviviente, como portadora de memorias y reconciliadora, marcan una pauta en la representación de la vida cotidiana del barrio Obrero-La Chinita y en Urabá.
  • El río Cauca en Antioquia conserva su memoria

    Ante el inminente llenado de la represa de Hidroituango, y el riesgo de que así quede sepultada la memoria del territorio, la organización quiere hacer recorridos de reconstrucción de la memoria por lugares emblemáticos, rescatándolos como lugares emblemáticos, haciendo marcaciones territoriales, conmemoraciones en homenaje a las víctimas humanas y no humanas de la región, una publicación y una galería. Producto: Marcaciones territoriales, conmemoraciones, publicación y galería.
  • Historias del conflicto armado en Dabeiba

    Este audiovisual reúne las voces de personas mayores y líderes comunitarios de las veredas Llano Grande de Urama, Caracolón, Cocos Guayabitos y La Balsita, del municipio de Dabeiba, Antioquia, que fueron víctimas del desplazamiento masivo producto de la incursión y masacre paramilitar ejecutada por las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá en noviembre de 1997. A través de testimonios personales se recupera la memoria de este hecho que, si bien tuvo su mayor impacto en el año 97, pone en evidencia que aún hoy la comunidad vive en una situación de riesgo debido a que se mantiene la presencia de grupos armados en el territorio. El video no solo busca dignificar esa memoria tras 20 años de lo sucedido, sino también reivindicar el “derecho a ser campesinos independientes”, a habitar su tierra y permanecer en ella sin ser estigmatizados ni vinculados a las dinámicas de la guerra, resaltando sus procesos de organización comunitaria para resistir y garantizar una vida digna.
  • Radiolecturas para la paz: la otra cara del Valle del Guamuez, territorio de paz

    Esta iniciativa busca darle continuidad al Proyecto Letras Libres. Libros en tu barrio y en tu vereda, creado e implementado por el Grupo Amigos de la Biblioteca durante el año 2013. Este proyecto tiene como propósito capacitar a personas de veredas distantes y de barrios periféricos del municipio Valle del Guamuez como promotoras de lectura. Se trata de personas que pertenecen a las Juntas de Acción Comunal, poseen un alto reconocimiento como líderes y lideresas o integran organizaciones sociales del Valle del Guamuez. Para esta nueva versión del proyecto, buscamos que los y las promotoras de lectura aborden y reflexionen, desde el género literario, el conflicto armado y las maneras cómo las personas y colectividades lo han afrontado en la vida cotidiana. Los escritos sobre el conflicto armado que están en varias ediciones la Revista Katharsis, inspiraron este nuevo componente del proyecto, pues serán esos textos (más otros de la literatura nacional o internacional), los que se usarán en la implementación de la iniciativa que aquí proponemos.
  • Caso de los concejales de Rivera, Huila

    Con el acompañamiento del CNMH, se elaborarán los perfiles biográficos de los 9 concejales masacrados por las Farc en 2006. En este proceso se cuenta con las familias de los concejales y con demás familiares y amigos.
  • Madres de la Candelaria, Caminos de Esperanza: 20 años

    La Asociación Caminos de Esperanza es ampliamente reconocida a nivel local y nacional, entre instituciones del Estado y organizaciones de la sociedad civil, han recibido varios reconocimientos, entre ellos el Premio Nacional de Paz para Teresita Gaviria, su directora. El colectivo un referente de los ciudadanos de Medellín pues ellas se reúnen en un concurrido lugar del centro de la ciudad a hacer plantones con fotografías de sus familiares desaparecidos todos los viernes a las 12.00m. La Corporación Coincidir las ha acompañado jurídicamente y en otros procesos. Desde universidades se han escrito algunas tesis como “Reconstrucción de la memoria histórica de tres mujeres sobrevivientes del conflicto armado colombiano integrantes de la Asociación Caminos de Esperanza- Madres de la Candelaria." de la Universidad de Antioquia, "Las experiencias de duelo de las madres de la candelaria” de Uniminuto. Desde la carrera de Diseño de modas de la Universidad Pontifica Bolivariana, algunas estudiantes realizaron una colección inspirada en ellas, con folletos de perfiles de las mujeres pertenecientes a la asociación. Han recibido apoyos y reconocimientos de la Alcaldía de Medellín y del Concejo de Medellín. Han tenido apoyo de organizaciones internacionales.
  • Abracitos de los niños Nasa

    "Abracitos Nasa es una iniciativa de memoria histórica que cuenta con la participación de niños y niñas que con el acompañamiento de la cuidadora __________ han desarrollado una serie de herramientas psicosociales, organizadas en 12 pasos o abrazos. Dichos abrazos buscan propiciar un diálogo en el que puedan auto-reconocerse en relación con su territorio, su cultura y las situaciones de vulneración a las que se han tenido que enfrentar, como insumo necesario para la resignificación de dichas vulneraciones y la construcción de sueños que aporten a la consecución de la paz territorial. Esta iniciativa busca conocer las afectaciones psicológicas a los niños y niñas de la zona norte del Cauca en el marco del conflicto armado por el conflicto armado, además de potenciar y difundir los ejercicios de memoria que han venido desarrollando los niños y niñas de la vereda La Selva del municipio de Caloto, llevando la experiencia a la vereda Pajarito. Producto del acompañamiento realizado en 2017, se realizó un video que recoge la metodología de los 12 abrazos (encuentros) con los que se trabaja la reconstrucción de las experiencias de los niños y niñas. "
  • Galería viva

    Galería viva es un proceso artístico, de investigación y de resignificación del territorio en Medellín, que pretende activar el Cementerio de la América en San Javier como centralidad barrial e hito urbano que narra la historia del sector, las vivencias y dolores frente a las manifestaciones urbanas de la violencia. Como galería, permitirá comunicar mediante las prácticas alternativas de muralismo y siembra, la historia social del sector, construida a partir de la indagación histórica y la memoria comunitaria. En este punto se exhibirán exposiciones de arte contextual creadas con jóvenes y adultos del barrio San Javier, que visibilicen personas ausentes –y, con ello, sus historias y memorias del barrio–; personas cuyos cuerpos reposan en el cementerio o personas desaparecidas en la comuna. Con esta apuesta se busca narrar la importancia histórica del Cementerio de La América como huella espacial del conflicto urbano en la comuna, fomentar dinámicas de apropiación en el Cementerio por parte de la comunidad como espacio de encuentro y memoria colectiva, generar un espacio de visibilización alternativa de la memoria social por medio del arte y la siembra, propiciar el reconocimiento de personajes, familias y procesos presentes en el territorio, y evidenciar distintas ritualidades en torno a la muerte y a la ausencia en las familias de San Javier que frecuentan el cementerio mediante una exposición en galería.
  • El vuelo del Fénix

    En el 2017, las integrantes de la organización Ave Fénix, convencidas que su experiencia podría ayudar a otras mujeres, replicaron los talleres de escritura creativa con otros grupos. De allí nació su segunda publicación, “El vuelo del fénix, de las cenizas al fuego de la palabra” que contó con el apoyo del CNMH y de USAID a través de ACDI/VOCA. Con esta nueva publicación reafirmaron que la literatura para ellas es un instrumento de recuperación emocional, a través del cual se puede hacer memoria, sobre todo memoria de las violencias invisibles, como la violencia sexual. Sus escritos son actos de resistencia y de denuncia sobre la utilización de la mujer y su cuerpo como objeto de guerra, y también una voz que da a conocer los impactos diferenciados y desproporcionados del conflicto armado sobre las niñas y las mujeres. (Tomado de: CNMH (2019). Memorias que germinan. Bogotá: CNMH).
  • Iniciativa interétnica de memoria desde las mujeres indígenas, negras y campesinas del Norte del Cauca

    La iniciativa espera además de denunciar las violencias sufridas por las mujeres, visibilizar sus resistencias e impulsar procesos interétnicos regionales. Por medio del trabajo en tulpas de pensamiento, como espacio de diálogo y formación como gestoras de memoria histórica; con recorridos territoriales por lugares donde hayan ocurrido violencias y/o ejercicios de resistencia de las mujeres. Los lugares donde se espera realizar la iniciativa son: Corinto, Piendamó, Jambaló, Tacueyó, Villarica y Guachené.
  • Títeres con memoria

    Títeres con memoria es una iniciativa sobre la búsqueda de emancipación, sobre las memorias de personas marginadas, los derechos de las víctimas y el reconocimiento de una población que ha sido afectada de manera diferenciada en el conflicto armado y que no ha tenido visibilidad o se ha visto excluida de espacios de participación sobre el tema. Por medio del arte en formato de teatro, audiovisual y fanzines, la iniciativa evidencia los procesos de resistencia frente a las violencias que las personas víctimas del conflicto que ejercen trabajo sexual en el barrio Santa fe, en Bogotá, deben afrontar. El Santafé, en Bogotá, es un barrio de tolerancia. Allí llegan mujeres y hombres a ejercer trabajo sexual, muchas veces huyendo de sus lugares de origen debido a la violencia que se ejerce contra las personas con identidades sexuales diversas. Llegan al barrio tratando de sobrevivir en una nueva ciudad, pero allí se encuentra también relaciones de poder y violencia ejercida sobre los cuerpos y las identidades de sus habitantes. Son violencias urbanas que permanecen más ignoradas que ocultas. No era fácil abrirse a contar historias de vida, no solo porque el dolor sigue presente, sino también porque el contexto de seguridad en el barrio dificultó que las personas pudieran hablar abiertamente. Se exploraron estrategias diversas para la convocatoria, como las ‘chocolatadas’ en las que se repartía comida a los habitantes al tiempo que se les informaba sobre el proyecto para que tuvieran confianza. Más adelante y con un público ya definido, el colectivo optó por realizar talleres de escritura creativa que abrieron la posibilidad de contar historias dolorosas de una manera espontánea y reconocer las violencias estructurales que se esconden en el conflicto armado, bien sea rural o urbano. Los talleres también facilitaron procesos de alfabetización y espacios de autocuidado. Con las experiencias compartidas se crearon múltiples piezas para la difusión: las más robusta fue la obra de teatro que se creó colectivamente y que combina los títeres con la actuación, para recrear, en la cotidianidad del barrio Santafé, la historia de tres personas que participaron en los talleres y vivieron en el barrio: “la Candy”, “el Erick” y “Rubiela”; se produjo también un video que, a través de la animación y la actuación, desarrolla las historias de estos personajes y, finalmente, se escribieron nueve cuentos inspirados en las historias del Santafé impresos en formato de fanzine, que son una ventana a ese mundo urbano tan próximo como desconocido para quienes viven en Bogotá, y que seguramente reflejan la historia de los barrios de tolerancia de otras ciudades de Colombia.
  • Galería: De los tiempos de la guerra y de cómo mantuvimos la esperanza

    La Casa de la Memoria Histórica de Samaná es un proyecto de las víctimas de varias veredas y corregimientos de ese municipio, que consideran como la etapa lógica que sigue a las ya múltiples expresiones de memoria que les han permitido expresar su dolor, rememorar y homenajear a sus seres queridos y hablar de lo que se vieron obligados a vivir en medio del conflicto interno armado que azotó a ese territorio. Este lugar de memoria está en proceso de creación, pero parte de una serie de acciones previas que alimentarán tanto sus contenidos como su creación misma, pues son varios los ejercicios de memoria que las víctimas ya han desarrollado y difundido, y que justamente los llevan a pensar en la necesidad de contar con un sitio en el que, de manera permanente, puedan hacer públicas sus memorias de la guerra. Entre esas acciones se destacan: - Tejido de la memoria: Es el resultado de un proceso de recuperación emocional, en el que cada persona pintó sus manos en una tela y escribió el nombre de sus familiares víctimas, compartiendo sus historias y dando origen a una colcha de retazos. - Marcha y feria de la memoria: usando prendas de vestir de personas que fueron víctimas de asesinato o de desaparición forzada, se han realizado exposiciones en el marco de las marchas organizadas desde 2013. - Romería y misa en memoria al Padre Arley Arias García asesinado junto a dos jóvenes de 16 y 21 años a 3 kilómetros de Samaná el 19 de enero de 2002 por paramilitares de Ramón Isaza. - Galería de la memoria: compuesta por fotografías de 20 x 25 cm. y enmarcadas junto con los nombres, apellidos, fecha de nacimiento y fecha del hecho victimizante (homicidio o desaparición), de cada persona. - Haciendo memoria en familia: cuaderno de 60 hojas en las que se invita a la gente a que escriba detalles como el nombre de la familia, de las víctimas de la misma, detalles de su vida, de cómo ocurrió el hecho victimizante (en particular homicidio y desaparición), lo que pasó luego con la familia u otros mensajes, dibujos, fotos, poemas o textos que quieran compartir. Estas acciones se desarrollaron con el apoyo fundamental de FUNDECOS, que facilitó los talleres y hado o gestionado los recursos para que estas ideas se puedan materializar.
  • Etnohistoria de Cerro Tijeras

    La Casa de Pensamiento de la ACIN ha venido apoyando el fortalecimiento de 8 iniciativas de memoria que se encuentran activas en diferentes cabildos del Norte del Cauca, en este ejercicio se identificó la necesidad de sistematizar los procesos de las iniciativas para construir materiales pedagógicos que le aporten a los sistemas de educación propia, a las comunidades y las instituciones educativas. Las iniciativas a sistematizar son: La Casa de la memoria La Gaitana; Abracitos Nasa; Mujeres hilando y tejiendo resistencia; Mujeres resistentes de gargantillas, Tacueyó; Ritual y baúl de la memoria Kite Kiwe; Etnohistoria Comunidad Cerro Tijeras; Masacre de Gualanday; Masacre del Ricardo Franco
  • Galería "Cuando la procesión va por dentro"

    Se trata del guión museológico de la galería indicada, incluyendo los textos y ejemplos de imágenes que se utilizarán en la exposición. Se trata de fragmentos de testimonios entregados por escrito y en conversación por víctimas del Quindío, en el proceso de acompañamiento a la Iniciativa de memoria histórica priorizada este año por el CNMH en el departamento. La museografía se ha pensado para que estos textos se distribuyan de manera aleatoria en varios paneles, con un fuerte componente gráfico de ilustración pues los textos no tienen un hilo narrativo único y fueron alrededor de 30 personas quienes entregaron materiales en diversos momentos del proceso.
  • Bosque de la Memoria de San Martín, BOSMEVISAN

    El Bosque de la memoria en el municipio de San Martín, empezó como un proceso de recuperación de espacios comunitarios con el fin de enfocar el dolor de las víctimas en procesos de recuperación emocional y reconstrucción de lazos comunitarios, siendo también un elemento para narrar y compartir las diferentes historias de las personas del municipio, así como para visibilizar la verdadera dimensión de los hechos victimizantes. En esta medida el Bosque se une a diversas iniciativas en temas de memoria, integrando investigaciones y narraciones de la violencia desde las víctimas, el impulso de una biblioteca de Derechos Humanos y un archivo en esta materia. El Bosque se constituye entonces como un lugar de memoria que contempla actividades y acciones complementarias, entre ellas actividades de educación en Derechos Humanos, acompañamiento en procesos legales y actividades culturales, que lo nutren y lo convierten en un lugar de encuentro para reconstruir las relaciones afectadas por el conflicto, narrar el dolor y aportar en la recuperación emocional. El espacio físico del Bosque se encuentra en el casco urbano del municipio de San Martín, apenas a cuatro cuadras del parque principal del municipio. Siendo una de las organizaciones que lo impulsa el Comité Municipal de DDHH y DIH, se enlaza con las actividades propias impulsadas por esta organización, entre ellas la educación en DDHH y DIH a las víctimas del municipio, mediante un diplomado realizado por esta organización con apoyo de Vicepresidencia de la República. De la misma forma se une al esfuerzo de construír una biblioteca municipal de DDHH y DIH, así como un archivo de DDHH y DIH de la región. El Bosque de la Memoria, un santuario rural en medio del casco urbano de San Martín, se hizo para recordar a los cientos de víctimas de la ocupación paramilitar. Empezó, al igual que otros lugares de memoria, con la valentía de un pueblo que después de años de abusos se armó de valor y empezó a denunciar. Era, y es, peligroso, pero a partir de 2005, de la mano de Gustavo López, coordinador de la mesa municipal de víctimas, comenzaron a hablar. Para 2007 se había unido la Defensoría del Pueblo y, en 2008, 21 víctimas marcharon con el pueblo, incluso frente a los billares en los que suelen reunirse (todavía hoy) los paramilitares, con fotos de sus seres queridos. Más y más víctimas se fueron uniendo cada año hasta que en 2013 una entidad ambiental donó una cuadra entera, cubierta de monte, que rápidamente se convirtió en el Bosque de la Memoria. Entonces, ¿por qué un bosque? Como cuenta Gustavo López, es para recordar a las víctimas vivas, a las que pueden todavía deambular por el pueblo y encontrar un poco de sosiego caminando por entre los árboles. Es un bosque, también, porque justamente por esos árboles fueron conducidas docenas de víctimas hacia su muerte en la carretera que lleva al matadero del pueblo. Y es un bosque porque los paramilitares no son los únicos victimarios del pueblo ni los seres humanos las únicas víctimas. La reciente actividad petrolera ha re victimizado a la comunidad desplazando familias enteras, calmando ansias de justicia y memoria con plata fácil que termina en las cantinas y en los prostíbulos del pueblo, destruyendo la flora y la fauna nativa. Al bosque urbano, que tiene en el centro un majestuoso algarrobo bajo el cual se hacen talleres y conmemoraciones anuales, se le unirá un nuevo bosque en la parte rural del pueblo. Producto de otra donación, el segundo bosque tendrá un aviario dedicado a las docenas de especies endémicas de la región, que podrán resguardarse, junto con los residentes de San Martín, del progreso petrolero, la violencia paraca que no se acaba y el olvido que descansa.
  • 4 Vidas, el documental

    "4 vidas, el documental" es una iniciativa audiovisual que narra las distintas formas de violencia enmarcadas en el conflicto armado, que tuvieron que afrontar 4 mujeres trans. Este documental tiene como propósito constituirse en una herramienta para abordar el tema LGBTI desde la óptica de aquellas personas, quienes por causa de su orientación sexual o de su Identidad de Género sufrieron los rigores de esa violencia sin sentido, que como país nos ha afectado por más de 50 años. Esta pieza comunicativa, no se detiene solamente en ver a sus protagonistas como víctimas, sino además nos permite ver cómo ellas han logrado salir adelante, tomar las riendas de sus vidas y convertirse en lideresas de sus grupos poblacionales, siendo ahora referentes en la causa social en búsqueda del reconocimiento y reivindicación de sus derechos. 4 Vidas – el documental abordará, a modo de entrevistas, la vida de 4 mujeres trans de Nariño, para adentrarnos en su intimidad personal y conocer de primera mano, todos aquellos hechos que han rodeado sus existencias. Cada quién nos relatará su visión del mundo, sus vivencias y dificultades personales, como consideran que debería ser el mundo. Distintos hechos de violencia son recurrentes alrededor de las personas de los sectores sociales LGBTI, muchos de esos hechos están relacionados o enmarcados en el conflicto armado. Este documental nos permitirá saber qué hechos de discriminación o de violencia se les han presentado a las/os protagonistas y cómo los han afrontado y qué enseñanzas les han dejado. Con ellas dialogaremos sobre distintos aspectos sociales, de las distintas violencias, de la actualidad nacional, del conflicto armado y de la etapa del pos acuerdo al cual va a entrar nuestro país. Retos, metas, aspiraciones, objetivos y la construcción del proyecto de vida personal, serán aspectos a tratar en esta producción.
  • Festival del río grande de la Magdalena

    El festival del rio es una iniciativa con la cual las comunidades buscan el fortalecimiento de la integración y el movimiento social regional a partir de la recuperación de la memoria histórica de las luchas sociales, la identidad y el encuentro con otras comunidades y organizaciones. El eje central de la iniciativa es "recuperar el rio Magdalena para la vida" para esto se realizan acciones sobre o acerca del río desde distintos lenguajes y manifestaciones. El el marco del Festival se desarrollan actividades culturales para la recuperación del río Magdalena como eje de la memoria de las luchas, esperanzas y situaciones de victimización que han vivido las comunidades del Sur de Bolívar. La actividad central es un recorrido cultural por el río en los municipios donde hay incidencia de Fedeagromisbol en los que las comunidades reconocen la importancia del río para la construcción del plan de vida y el tejido social de la región. El Festival nació en 1992 en el marco de la conmemoración de los 500 años de invasión de España a América como un escenario de denuncia del exterminio al que fueron sometidas las comunidades. En el se buscaba la recuperación de la cultura popular como una de las formas de recuperación del río como parte integral del territorio. A partir de ahí se han realizado tres versiones del Festival en la misma línea de denuncia y de visibilización de la resistencia de las comunidades y de recuperación de la memoria histórica, desde la cultura popular, de los intentos de despojo del territorio. El festival reivindica y recupera la alegría y el significado de vida que tiene el río para las comunidades, a pesar de que lo han querido convertir en un símbolo de muerte y visibilizar la dimensión trágica del accionar paramilitar en la región y los miles de desplazados forzadamente, asesinados y desaparecidos que ha dejado.
  • Fortalecimiento de la Guardia Escolar Nasa

    Proceso de fortalecimiento de la guardia escolar, a través, de acciones tales como el encuentro con maestros y maestras para crear estrategias de participación para los niños, niñas y adolescentes en torno a la memoria de la guardia indígena, así como encuentros con niños, niñas y adolescentes que hacen parte de la guardia escolar para dialogar respecto a sus percepciones sobre la guardia indígena. Además, se prevé encuentros intergeneracionales entre niños, niñas y adolescentes con figuras emblemáticas de la guardia indígena, a partir de los insumos investigativos producidos en el 2016 por la ACIN en el marco de un proyecto con el CNMH con el apoyo de la embajada de Suiza.
  • Memorias del reinado trans del río Tuluní en Chaparral

    Esta iniciativa de memoria histórica tiene la finalidad de reconstruir la memoria del reinado trans del río Tuluní, del municipio de Chaparral, Tolima, entendiéndolo como una forma de resistencia de las personas de los sectores LGBTI en el marco del conflicto armado. Esta reconstrucción es una investigación de memoria histórica con enfoque de género, que apunta a la producción de un material pedagógico, que le sirva a la iniciativa como insumo para sus jornadas de sensibilización e incidencia con las entidades del gobierno local, instituciones educativas y, en general, para la visibilización de sus procesos. Para la realización de esta iniciativa se requiere el apoyo técnico de una consultoría externa, que guíe la investigación y la producción del material pedagógico. De la mano de este proceso se realizarán talleres para el fortalecimiento de la iniciativa, gestionados con otras entidades del Estado u organizaciones, de acuerdo con los temas que requiere la iniciativa y con la participación del CNMH a través del enfoque de género. Adicionalmente, la iniciativa incluye el desarrollo de la primera conmemoración, en honor a las mujeres transgénero que han sido asesinadas en el territorio, que busca ser una forma de dignificación de su identidad como mujeres transgénero (a las víctimas de homicidio) y una reparación simbólica a las mujeres víctimas sobrevivientes.
  • Piedras en nuestra memoria - Parque de Las Cruces

    En el municipio de Villanueva, departamento de La Guajira existe un parque que actualmente es conocido como el Parque de las Cruces, este parque está un poco abandonado y a su vez queda en un barrio que durante mucho tiempo fue estigmatizado por ser un lugar de paso de la guerrilla, cuando descendía de la Serranía del Perijá. La idea central de la iniciativa es la adecuación de dicho parque como espacio de dignificación y visibilización de la memoria de las víctimas del municipio. Para dicha adecuación se quiere: 1. Crear espacios dentro del parque que visibilicen las masacres ocurridas en el municipio (el año pasado se iniciaron actividades utilizando las piedras como base para visibilizar los nombres de las víctimas de algunos asesinatos, pero puede ser hacer un sendero en el parque que narre los hechos violentos y de resistencia vividos por la comunidad). 2. Espacio de visibilización y dignificación con los nombres de todas las víctimas del municipio. 3. Espacio de Oración (Existe un espacio con un altar en el parque pero se quiere arreglarlo). 4. Nombrar el parque en un acuerdo creado con el concejo. El nombre sería Ramiro Moises Kampo. 5. Elaborar una revista o un libro que sea entregado el día de la inauguración que cuente la historia del conflicto armado en el él municipio.
  • Tejiendo la Memoria de nuestro pueblo para no olvidarla: museo escolar de la memoria en Samaniego-Nariño

    Tejiendo la memoria de nuestro pueblo para no olvidarla es un proyecto de investigación que se desarrollará en el marco de las clases de Ciencias Sociales con los grados décimo de la Institución Educativa Policarpa Salavarrieta, teniendo como principal objetivo incentivar en los y las estudiantes la recuperación de la memoria histórica de nuestras víctimas y el sentido de pertenencia hacia las tradiciones culturales que enriquecen nuestro pueblo, partiendo del reconocimiento de ellos mismos, como actores principales en el trabajo para lograr rescatar y salvaguardar la tradición y evitar la desaparición de estas. Se pretende que además de generar sentido de pertenencia; se recupere la memoria histórica de nuestras víctimas, dado a que Samaniego ha sido un Municipio muy afectado por la violencia. Con el desarrollo del proyecto se busca que a través de la recuperación de la memoria, los y las estudiantes se reconozcan como sujetos históricos. No se trata entonces que el estudiante lea sobre memoria histórica, sino que la hagan. Que estén en capacidad de indagar en sus entornos cercanos e identificar la problemática de violencia y sus consecuencias, las costumbres, tradiciones, mitos y narrativas, reconstruyendo, mediante entrevistas, testimonios que permitan armar una historia local perdida. La importancia radica en que el estudiante reflexione sobre por qué ocurrieron los hechos en su municipio; que comience a comprender la historia de su pueblo no desde hechos ajenos y distantes, sino que intente llegar a esa historia, a través de la comprensión de su entorno inmediato. Además, con el desarrollo del proyecto se pretende visibilizar testimonios, historias de vida, narrativas ocurridas en el marco del conflicto armado y a través del museo escolar de la memoria poder presentar la comunidad samanieguense estos documentos y objetos que permitan conocer una historia de la violencia no contada y desconocida por la población local.
  • Casa de la memoria de El Aserrío, Teorama

    La iniciativa realizará la creación de una exposición para el museo comunitario llamado Casa de la Memoria Histórica de El Aserrío. Allí se expondrán objetos significativos para la comunidad del corregimiento, a partir de los cuales se espera que los visitantes puedan reflexionar sobre: el conflicto en el territorio Barí y las afectaciones que ha sufrido este pueblo ancestral; las afectaciones y cambios en el paisaje del corregimiento; hechos de violencia como el desplazamiento forzado; la organización comunitaria; los cambios y lesiones que la violencia y otras circunstancias han generado en quienes habitan el corregimiento. La fuente de información para la creación de este museo serán las voces y experiencias de quienes habitaron o habitan este corregimiento. Para ello la iniciativa propone investigar, recopilar y escribir en torno a los temas arriba citados, para crear una colección y exposición de objetos comunitarios, con el fin de dar a conocer la importancia de la memoria histórica en su región. A partir del trabajo de documentación, se conformará una colección propia y se espera documentar posibles muestras temporales, que visibilicen en la comunidad, la memoria histórica del corregimiento.
  • Círculo del trastierro

    La iniciativa del Círculo del Trastierro reúne exiliados residentes en 7 países europeos (Alemania, Austria, Bélgica, España, Francia, Suecia, Suiza). También incluye algunos miembros que han retornado a Colombia. La iniciativa de memoria se crea para dar voz a los exiliados y exiliadas en el proceso de construcción de paz en Colombia, y para reclamar el cumplimiento del derecho imprescindible a la verdad. La iniciativa consiste en una serie de talleres de memoria en los cuales los exiliados se iniciarán en prácticas de reconstrucción de memoria para luchar contra la invisibilidad de las víctimas del conflicto en el exterior y dar inicio a procesos de sanación individuales y colectivos. Las metodologías desarrolladas para los talleres deben incluir los enfoques de adulto mayor, género, juventud y niñez, y el enfoque territorial y cultural del exilio. La iniciativa representa una oportunidad de identificar, desarrollar y establecer de manera real una vivencia que les permita acercarse, discutir y compartir su experiencia de exiliados, teniendo en cuenta los relatos de todos y todas. La iniciativa servirá para dar a conocer las causas que los han obligado al exilio, y de esa forma contribuir al esclarecimiento de los hechos que los hicieron víctimas del trastierro con el fin de que no se repitan ni queden en la impunidad. También la iniciativa enmarcará una serie de actividades de apropiación social de la memoria para hacer conocer a la sociedad colombiana y aquellas de los países de acogida las realidades del exilio. Cuentan con el desarrollo de la iniciativa para inscribirse en los procesos ligados a la justicia transicional en el posconflicto para incluir sus casos en los mecanismos de verdad, justicia y reparación. La iniciativa de memoria es un instrumento de sanación y de construcción de identidad en las cuales las víctimas pueden basar sus esfuerzos hacia la reconciliación y la no repetición.
  • Comisión de verdad ambiental

    La Comisión De Verdad Ambiental será un espacio para la investigación y documentación de la memoria ambiental del conflicto social y armado, aportará elementos metodológicos y enfoques conceptuales para la realización de estos ejercicios de memoria, definirá estrategias de recopilación en cualquier formato (digital, audiovisual, escritos, orales). La Comisión propiciará debates sobre la relación conflicto, ambiente y paz desde una perspectiva histórica territorial. La Comisión contribuirá a esclarecer patrones de violencia contra la naturaleza, la verdad y a reconocer los derechos de las víctimas humanas y no humanas del conflicto social y armado como elemento fundamental para las garantías de no repetición y garantías para que las comunidades permanezcan y/o retorno a sus territorios.
  • Casita Vergeleña

    De acuerdo con la información aportada por los integrantes del Grupo de Memoria, el proceso de construcción de la memoria histórica de la vereda El Vergel se realizó en el año 2017 y contó con el acompañamiento de las gestoras de lectura de la Gobernación de Nariño. El ejercicio se desarrolló a partir de reuniones semanales en las que diferentes miembros de la comunidad relataron sus recuerdos sobre la conformación de la Vereda y los diferentes hechos que han marcado su cotidianidad. Adicionalmente, desarrollaron talleres de escritura creativa y construyeron textos literarios sobre la Vereda. El libro surge por el interés de visibilizar los relatos que se han construido con la comunidad, en especial con adultos mayores, que no solo relatan las memorias de la violencia política vivida en La Llanada, sino también las memorias relacionadas con el territorio y su relación con los habitantes. Hasta el momento tienen una recopilación de relatos y el bosquejo de la introducción. Indican que desean incluir un apartado sobre la violencia política en el sector y esperan el apoyo del CNMH para construirlo.
  • Mujeres construyendo memoria para la paz

    La iniciativa Mujeres construyendo memoria para la paz, que tendrá lugar en la ciudad de Villavicencio, departamento del Meta, tiene como propósito avanzar en un proceso que lleva adelantando la Corporación Vínculos en el departamento del Meta, durante los últimos tres años en torno al acompañamiento psicosocial que se ha realizado a mujeres víctimas de violencia sexual en el marco del conflicto armado. En esta nueva etapa, se propone continuar con este acompañamiento, mediante talleres grupales de trabajo colectivo en los cuales se realizarán ejercicios de diálogo, comprensión y construcción colectiva del significado de la memoria desde las mujeres y a partir de allí, generar iniciativas de memoria que materialicen –a través de un medio de expresión artística acordado con las mujeres- sus reflexiones sobre la memoria para ser socializadas en escenarios pedagógicos de debate público. El trabajo estará orientado a superar la rememoración y visibilización de los hechos vìctimizantes (algo que también es necesario continuar evidenciando) para avanzar hacia la construcción de diálogos propositivos con otros sectores de la sociedad que no han sido víctimas directas del conflicto armado, con lo que se busca deconstruir imaginarios existentes sobre las víctimas, su responsabilidad sobre lo sucedido, sus procesos de resistencia contra la invisibilización, sus recursos de afrontamiento y la importancia de los procesos organizativos para promover y visibilizar sus apuestas colectivas, así como la importancia de generar transformaciones en el sistema de creencias de la cultura patriarcal que mantiene la violencia de género y que ha legitimado la violencia contra la mujer en el marco del conflicto armado. Para ello, el proceso de acompañamiento psicosocial estará centrado en la reelaboración del trabajo de memoria con el fin de que éste pueda ser socializado en al menos un escenario de divulgación y debate público, sin generar nuevos hechos o impactos emocionales negativos en las mujeres, sino por el contrario, que ello contribuya en su proceso de recuperación emocional.
  • Intervención con personas vinculadas al conflicto armado interno colombiano en proceso de reintegración: una mirada a través del clown

    Iniciativa que tiene lugar en los municipios de Ibagué (donde se realizarán 12 talleres de formación en clown) Chaparral y Melgar, lugares donde se realizará una presentación del producto de los procesos de formación ( obra o dramaturgia). Las crecientes hordas de violencia que han transversalizado al país, han provocado que los tejidos sociales se transformen, que las narraciones cambien, que los diálogos se distorsionen y que las conductas y comportamientos de los sujetos sean condicionadas a un sistema que no construye en medio de la diferencia, sino que por el contrario, excluye. Para proponer un cambio es indispensable preguntarse sobre la necesidad de construir comunidad a través de nuevas alternativas, cuyo eje principal sea la participación activa de los persona con miras a la transformación social. A partir de los talleres de improvisación y sensibilidad, buscamos reconocer la historia de vida de las personas. Estos talleres facilitarán la exteriorización y posible sublimación de sus experiencias para que sean ellos los que cuenten sus historias y nos transmitan sus formas de entender el mundo, el conflicto, el amor, etc. De esta manera se contribuye a utilizar la expresión artística como un medio de sanación emocional, reconciliación y puente entre las partes involucradas en el conflicto armado interno colombiano.
  • Relatos caucanos

    Teniendo en cuenta el propósito que tienen las mujeres que sus historias sean conocidas, este proceso puede enmarcarse en un lenguaje investigativo dado que implica el levantamiento de información de las experiencias de las mujeres en escenarios colectivos, donde se puedan identificar no solo los casos individuales sino también las formas en que se relacionan las experiencias y formas de afrontamiento de quienes hacen parte de la organización, así como otras dimensiones de la memoria que ellas requieran trabajar e incluso que puedan replicar con el resto de la organización. Cabe señalar que se ha avanzado en este propósito mediante la realización de entrevistas y la respectiva transcripción de las mismas, con el ánimo de consolidar una serie de relatos que podrían volverse libro. Este proceso se ha realizado por la vía de encuetros y talleres con los miembros de ASVIPONALCA, quienes han construido los mensajes y los relatos que quieren sean tenidos en cuenta en el producto final de la iniciativa. Se plantea también la utilización de un lenguaje visual que se relacione directamente con el propósito de sus memorias trasciendan su círculo cercano y se amplíen hacia otros públicos.
  • Lugar de memoria departamental del Valle del Cauca

    Las autoridades territoriales del Cali y el Valle del Cauca, proyectaron la creación de un lugar de memoria, para lo cual solicitaron el acompañamiento y asesoría del CNMH, que asesoró la construcción social y apropiación del lugar. Actualmente se cuenta con la donación de un predio considerado patrimonial, el Edificio Protabaco, en el cual se pretende crear el Museo Regional de la Memoria
  • Siguiendo las huellas

    Esta iniciativa tiene dos partes, primero una serie de dibujos hechos por el pintor de Las Brisas Rafael Posso sobre la masacre en la que 12 personas fueron asesinadas por paramilitares . Posso, a partir de reuniones hechas con personas que tuvieron que salir del corregimiento después de la masacre, se dedicó a pintar las constantes narraciones de la gente de su pueblo. El resultado fueron 14 pinturas a lápiz sobre papel. Para el año 2014 se desarrolló la segunda parte, para que las personas de la comunidad acompañaran estos dibujos con escritos sobre lo sucedido. Se propuso, entonces, desde el CNMH, la realización de un libro que combine poemas con ilustraciones, todo realizado con la comunidad y asesorado por la Coordinación de Prácticas Artísticas y Culturales de la Dirección de Museo.
  • Actores que impulsan las Acciones e Iniciativas de Memoria Histórica

  • Mural antes, durante y después de la guerra

    Son una organización formada en el marco de la planeación de la reparación colectiva para impulsar proyectos que busquen reparar y reivindicar los derechos de las víctimas desde lo económico, social y simbólico a la comunidad del municipio de San Francisco Antioquia, esto incluye representantes de diversas veredas, el casco urbano y el corregimiento de Aquitania.