Visor Público del Registro de Acciones e Iniciativas de Memoria Histórica

Acceda a los productos y metodologías generadas en los procesos colectivos de reconstrucción y representación de memorias del conflicto armado a partir del trabajo articulado con las víctimas, grupos de víctimas y organizaciones sociales.

Secciones del Visor:

Iniciativas apoyadas: repertorio de iniciativas apoyadas por el Grupo de Apoyo a Iniciativas de Memoria Histórica del CNMH desde el año 2014. Incluye los productos, metodologías, técnicas e instrumentos utilizados, así como los datos recolectados que cumplen los criterios y requisitos de derechos de autor y no revictimización de las fuentes.

Actores que impulsan las Acciones e Iniciativas de Memoria Histórica: incluye la información descriptiva y los proyectos asociados a las víctimas, grupos de víctimas, organizaciones sociales, organizaciones defensoras de los derechos humanos, entidades territoriales y demás actores apoyados e identificados por el CNMH.

Mapa virtual: visualización geográfica de las Acciones e Iniciativas de Memoria Histórica acompañadas e identificadas por el CNMH.

Tablero de Control del Registro de Acciones e Iniciativas de Memoria Histórica: datos estratégicos y análisis estadístico de los procesos de construcción de memoria histórica identificados o apoyados por el CNMH.

Iniciativas de Memoria Histórica Apoyadas

  • Memorias de esperanza

    La iniciativa de “Los esperanzados” se enmarca en la dimensión expresiva de Investigaciones, buscando direccionar el ejercicio hacia la reconstrucción de lo sucedido en diferentes voces. Las personas que conforman la iniciativa manifiestan interés en desarrollar ejercicios que procuren la materialización de un documento, tipo libro o revista (y en lo posible con un complemento audiovisual), con el cual se cuente la historia del movimiento político y todas las características e historias de vida que allí confluyen.
  • En la Chinita cantamos por la memoria y la paz

    El Colectivo La Chinita es un proceso comunitario conformado por 30 familiares y amigos de las 35 víctimas y 17 heridos de la masacre de La Chinita. Esta masacre fue cometida el 23 de enero de 1994 durante una fiesta realizada por una familia que habitaba el barrio Obrero en el municipio de Apartadó, con el fin de recoger fondos para los útiles escolares de los niños, niñas y adolescentes que comenzarían sus estudios académicos ese año. La autoría de la masacre fue atribuida a diferentes grupos armados, pero solo años más tarde se determinó que algunos integrantes del V Frente de las FARC habían entrado al barrio para atacar a simpatizantes del movimiento político no armado Esperanza, Paz y Libertad y obtener el control territorial de los espacios abandonados por la desmovilizada guerrilla denominada Ejército Popular de Liberación - EPL. En medio de esta disputa los habitantes del barrio Obrero fueron los que más sufrieron las agresiones de esta guerra entre diferentes actores armados como consecuencia de la estigmatización de la que fueron objeto, al ser señalados como simpatizantes de la disidencia del EPL o, por otro lado, del movimiento político no armado Esperanza, Paz y Libertad, fundado tras la desmovilización de esa guerrilla. El principal obstáculo que ha enfrentado la comunidad de La Chinita ha sido la espera durante 26 años de un informe que esclarezca lo sucedido y lograr una reparación integral frente a su proceso de resiliencia como sobrevivientes. Por ejemplo, en el tema de justicia, en 1995 el Tribunal Nacional dictó una sentencia de primera instancia condenando a más de 20 implicados en la masacre, pero en 2005 la Corte Suprema de Justicia anuló la sentencia por medio de casación, argumentando que a los implicados se les violó el derecho a la defensa. Tras los Acuerdos de la Habana, y para satisfacer los derechos a la verdad y a la justicia de las víctimas, el proceso pasó a manos de la JEP. Otra dificultad es el desplazamiento que generó el hecho victimizante. Muchas familias ya no viven en el barrio y residen en otros municipios de Antioquia y Córdoba. Este factor de desarraigo territorial ha impedido la vinculación social con su territorio. Otras familias siguen habitando La Chinita a pesar de la estigmatización y esperan a que sus voces sean tenidas en cuenta en la construcción de paz en Colombia. Solo en el año 2016, durante la firma del Acuerdo de Paz, las FARC hicieron presencia en el Barrio Obrero-La Chinita para pedir perdón por este hecho victimizante a los familiares y sobrevivientes de la masacre. Esto generó que el Colectivo La Chinita tuviera como principal propósito difundir las memorias que tienen sobre su proceso comunitario, sus familias, la construcción de paz territorial y el diálogo intergeneracional con los niños, niñas y adolescentes de sus comunidades. En este contexto, la Iniciativa de Memoria Histórica del Colectivo La Chinita inició en el segundo semestre de 2019. En los tres talleres de memoria histórica y lenguajes creativos, los integrantes del colectivo decidieron componer una canción titulada “En La Chinita cantamos por la memoria y la paz”. La letra de la canción surgió de los diferentes ejercicios desarrollados en los talleres sobre memorias colectivas. Todos hicieron parte del proceso de construcción colectiva, seleccionando palabras clave, frases y metáforas que daban cuenta de su historia como comunidad. También escogieron al unísono el ritmo: bullerengue sentao. Este ritmo típico del Caribe colombiano representa sus raíces campesinas y afrodescendientes y narra con sus tambores la historia de la esclavitud y de la libertad de sus habitantes y de este territorio. Además de la canción, el Colectivo La Chinita quiso presentar un videoclip para evidenciar que, a pesar de la guerra y la tristeza, la fiesta de la paz debe continuar. En este, los integrantes del colectivo resaltan la importancia de la familia, del compartir, de la amistad y de su territorio. El videoclip fue grabado en las casas de algunas integrantes del colectivo y en la Calle de La Esperanza, lugar en el cual sucedió la masacre, pero que hoy es habitado nuevamente por la alegría, la reconciliación y la paz. Finalmente, se incluyen algunos relatos cortos de las familias, construidos en los talleres sobre la concepción que tienen acerca de su territorio, la familia (comunidad), la memoria histórica y la paz. En este proceso, el diálogo intergeneracional y el papel de la mujer como sobreviviente, como portadora de memorias y reconciliadora, marcan una pauta en la representación de la vida cotidiana del barrio Obrero-La Chinita y en Urabá.
  • El río Cauca en Antioquia conserva su memoria

    Ante el inminente llenado de la represa de Hidroituango, y el riesgo de que así quede sepultada la memoria del territorio, la organización quiere hacer recorridos de reconstrucción de la memoria por lugares emblemáticos, rescatándolos como lugares emblemáticos, haciendo marcaciones territoriales, conmemoraciones en homenaje a las víctimas humanas y no humanas de la región, una publicación y una galería. Producto: Marcaciones territoriales, conmemoraciones, publicación y galería.
  • Historias del conflicto armado en Dabeiba

    Este audiovisual reúne las voces de personas mayores y líderes comunitarios de las veredas Llano Grande de Urama, Caracolón, Cocos Guayabitos y La Balsita, del municipio de Dabeiba, Antioquia, que fueron víctimas del desplazamiento masivo producto de la incursión y masacre paramilitar ejecutada por las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá en noviembre de 1997. A través de testimonios personales se recupera la memoria de este hecho que, si bien tuvo su mayor impacto en el año 97, pone en evidencia que aún hoy la comunidad vive en una situación de riesgo debido a que se mantiene la presencia de grupos armados en el territorio. El video no solo busca dignificar esa memoria tras 20 años de lo sucedido, sino también reivindicar el “derecho a ser campesinos independientes”, a habitar su tierra y permanecer en ella sin ser estigmatizados ni vinculados a las dinámicas de la guerra, resaltando sus procesos de organización comunitaria para resistir y garantizar una vida digna.
  • Radiolecturas para la paz: la otra cara del Valle del Guamuez, territorio de paz

    Esta iniciativa busca darle continuidad al Proyecto Letras Libres. Libros en tu barrio y en tu vereda, creado e implementado por el Grupo Amigos de la Biblioteca durante el año 2013. Este proyecto tiene como propósito capacitar a personas de veredas distantes y de barrios periféricos del municipio Valle del Guamuez como promotoras de lectura. Se trata de personas que pertenecen a las Juntas de Acción Comunal, poseen un alto reconocimiento como líderes y lideresas o integran organizaciones sociales del Valle del Guamuez. Para esta nueva versión del proyecto, buscamos que los y las promotoras de lectura aborden y reflexionen, desde el género literario, el conflicto armado y las maneras cómo las personas y colectividades lo han afrontado en la vida cotidiana. Los escritos sobre el conflicto armado que están en varias ediciones la Revista Katharsis, inspiraron este nuevo componente del proyecto, pues serán esos textos (más otros de la literatura nacional o internacional), los que se usarán en la implementación de la iniciativa que aquí proponemos.
  • Caso de los concejales de Rivera, Huila

    Con el acompañamiento del CNMH, se elaborarán los perfiles biográficos de los 9 concejales masacrados por las Farc en 2006. En este proceso se cuenta con las familias de los concejales y con demás familiares y amigos.
  • Madres de la Candelaria, Caminos de Esperanza: 20 años

    La Asociación Caminos de Esperanza es ampliamente reconocida a nivel local y nacional, entre instituciones del Estado y organizaciones de la sociedad civil, han recibido varios reconocimientos, entre ellos el Premio Nacional de Paz para Teresita Gaviria, su directora. El colectivo un referente de los ciudadanos de Medellín pues ellas se reúnen en un concurrido lugar del centro de la ciudad a hacer plantones con fotografías de sus familiares desaparecidos todos los viernes a las 12.00m. La Corporación Coincidir las ha acompañado jurídicamente y en otros procesos. Desde universidades se han escrito algunas tesis como “Reconstrucción de la memoria histórica de tres mujeres sobrevivientes del conflicto armado colombiano integrantes de la Asociación Caminos de Esperanza- Madres de la Candelaria." de la Universidad de Antioquia, "Las experiencias de duelo de las madres de la candelaria” de Uniminuto. Desde la carrera de Diseño de modas de la Universidad Pontifica Bolivariana, algunas estudiantes realizaron una colección inspirada en ellas, con folletos de perfiles de las mujeres pertenecientes a la asociación. Han recibido apoyos y reconocimientos de la Alcaldía de Medellín y del Concejo de Medellín. Han tenido apoyo de organizaciones internacionales.
  • Abracitos de los niños Nasa

    "Abracitos Nasa es una iniciativa de memoria histórica que cuenta con la participación de niños y niñas que con el acompañamiento de la cuidadora __________ han desarrollado una serie de herramientas psicosociales, organizadas en 12 pasos o abrazos. Dichos abrazos buscan propiciar un diálogo en el que puedan auto-reconocerse en relación con su territorio, su cultura y las situaciones de vulneración a las que se han tenido que enfrentar, como insumo necesario para la resignificación de dichas vulneraciones y la construcción de sueños que aporten a la consecución de la paz territorial. Esta iniciativa busca conocer las afectaciones psicológicas a los niños y niñas de la zona norte del Cauca en el marco del conflicto armado por el conflicto armado, además de potenciar y difundir los ejercicios de memoria que han venido desarrollando los niños y niñas de la vereda La Selva del municipio de Caloto, llevando la experiencia a la vereda Pajarito. Producto del acompañamiento realizado en 2017, se realizó un video que recoge la metodología de los 12 abrazos (encuentros) con los que se trabaja la reconstrucción de las experiencias de los niños y niñas. "
  • Galería viva

    Galería viva es un proceso artístico, de investigación y de resignificación del territorio en Medellín, que pretende activar el Cementerio de la América en San Javier como centralidad barrial e hito urbano que narra la historia del sector, las vivencias y dolores frente a las manifestaciones urbanas de la violencia. Como galería, permitirá comunicar mediante las prácticas alternativas de muralismo y siembra, la historia social del sector, construida a partir de la indagación histórica y la memoria comunitaria. En este punto se exhibirán exposiciones de arte contextual creadas con jóvenes y adultos del barrio San Javier, que visibilicen personas ausentes –y, con ello, sus historias y memorias del barrio–; personas cuyos cuerpos reposan en el cementerio o personas desaparecidas en la comuna. Con esta apuesta se busca narrar la importancia histórica del Cementerio de La América como huella espacial del conflicto urbano en la comuna, fomentar dinámicas de apropiación en el Cementerio por parte de la comunidad como espacio de encuentro y memoria colectiva, generar un espacio de visibilización alternativa de la memoria social por medio del arte y la siembra, propiciar el reconocimiento de personajes, familias y procesos presentes en el territorio, y evidenciar distintas ritualidades en torno a la muerte y a la ausencia en las familias de San Javier que frecuentan el cementerio mediante una exposición en galería.
  • El vuelo del Fénix

    En el 2017, las integrantes de la organización Ave Fénix, convencidas que su experiencia podría ayudar a otras mujeres, replicaron los talleres de escritura creativa con otros grupos. De allí nació su segunda publicación, “El vuelo del fénix, de las cenizas al fuego de la palabra” que contó con el apoyo del CNMH y de USAID a través de ACDI/VOCA. Con esta nueva publicación reafirmaron que la literatura para ellas es un instrumento de recuperación emocional, a través del cual se puede hacer memoria, sobre todo memoria de las violencias invisibles, como la violencia sexual. Sus escritos son actos de resistencia y de denuncia sobre la utilización de la mujer y su cuerpo como objeto de guerra, y también una voz que da a conocer los impactos diferenciados y desproporcionados del conflicto armado sobre las niñas y las mujeres. (Tomado de: CNMH (2019). Memorias que germinan. Bogotá: CNMH).
Más iniciativas